Treceava Ley: Ley de Retroalimentación