Blog

La Ley del Control es la primera ley de la serie 17 Leyes Mentales, las cuales se basan en la psicología del éxito. Pero antes de que pienses “La palabra éxito tiene mil definiciones y cada uno puede elegir la que se le antoje”, lo cual es cierto, tendrás que hacer el recorrido por estas 17 Leyes para comprender exactamente a qué nos referimos por éxito en KA EduSoft.

Pero no quiero irme por las ramas, así que vamos a hablar un poquito sobre esta Ley Mental tan importante, que dice lo siguiente:

“O bien estás satisfecho/a contigo mismo/a y mantienes una sensación de que controlas tu vida; o bien no estás satisfecho/a contigo mismo/a, mantienes sentimientos negativos, una sensación de que no controlas tu vida y de que eres víctima de las circunstancias.”

Esto en psicología se conoce como Locus de Control, y como bien dice esta primera ley, es una sensación, una percepción interna, una forma en la que te sientes. Y esto es lo que le da tanto poder, porque acorde a tus sensaciones es como actúas en la vida, es como tomas decisiones, cómo te desenvuelves y cómo te relacionas con los demás. Bien sabes que si estás de mal humor te molestarán cosas que cuando estás feliz ni las notas.

Un locus de control externo implica que sientes que los factores externos a ti dominan tu vida, que no puedes hacerles frente como quisieras y que por tanto la vida te lanza hacia un lado y hacia otro, como si fueses un barquito en altamar en medio de una tempestad, poco puede hacer el barquito ante la inmensidad del viento y las gigantescas olas. Un locus de control interno implica que sientes que, a pesar de los factores externos, tienes un dominio relativamente bueno de tus circunstancias y actúas a pesar de ellas.

Por tanto es importante, primero que nada, que te preguntes cómo sientes tu foco de control en general: ¿Siendo honesto/a contigo mismo/a, sientes que dominas tu vida? ¿Del 1 al 10, qué valor le pondrías a tu capacidad de control sobre tus propias circunstancias?

Ahora bien, es más interesante aún si te preguntas esto para ámbitos independientes: ¿Cómo sientes tu locus de control respecto al trabajo? ¿Y al dinero? ¿A la salud? ¿A la familia? ¿Al amor? ¿A tu desarrollo personal? Detectarás que tu locus de control varía acorde al ámbito en que lo mides, que tú te sentirás dominante en ciertos aspectos y abrumado/a en otros.

Todas estas cosas son importantes ¿no te parece? Y es momento de que comiences a prestarles atención, porque si lo analizas un momento, este locus de control, esta sensación interna, está extremadamente vinculada a tu autoestima y a tu amor propio. Básicamente sentir que tu locus es muy externo implica que te sientes impotente ante las circunstancias: “Yo no puedo”, “No soy capaz”, “No sé cómo”, “No me atrevo”, “Tengo miedo”, “Otros lo hacen mejor”.

Es cierto, en efecto, que no podemos controlar los factores externos ni mucho menos a otras personas, e intentarlo es estúpido. Por eso, si te fijas, el locus de control se divide en EXTERNO e INTERNO. El externo no te aporta nada, el interno es el que sí, es el importante. Lo único sobre lo que tienes pleno dominio en el universo eres tú, nada más que tú, y por tanto tu trabajo es empezar a trabajar en ti mismo/a. Para poder hacer frente a las circunstancias necesitas herramientas internas que te lo permitan: valor, confianza, fe, autoestima, resiliencia, tolerancia, amor propio, respeto, y muchísimas más. Todas ellas se cultivan, y por tanto el camino hacia una mejora personal parte justamente por la persona, por ti.

El enorme problema para aplicar esta ley, una vez que entiendes que no puedes dominar ni controlar los factores externos ni a las demás personas, es que la amplia mayoría de nosotros ni siquiera tenemos control sobre nosotros mismos. Todas tus decisiones se toman a nivel inconsciente, no las eliges realmente, solo reaccionas y luego justificas. Lo que te hace enojar, lo que te motiva, lo que te angustia, lo que te excita, lo que te estresa, lo que te distiende, todo, absolutamente todo, es inconsciente y solo tiene que ver contigo. Una persona te puede parecer ultra molesta, mientras a alguien más le parecerá super simpática; una comida puede parecerte deliciosa y a otro un asco digno de arcadas; una película puede conmoverte hasta el alma y a otro aburrirle hasta el hastío. Toda experiencia que vives es pues interna, no externa. Ni siquiera lo que ves con tus ojos es externo, porque a fin de cuentas se procesa en tu mente, y hasta eso es subjetivo, lindo o feo, dependiendo de quién lo mira. Si tus ojos funcionaran de otro modo, como con el daltonismo, lo que ves con ellos ya es diferente.

Asumir y entender que realmente no tienes control sobre ti mismo/a y que es momento de comenzar a trabajar internamente es el primer paso para aplicar la Ley del Control. No tienes otra manera, no hay otro camino. No es andando hacia afuera sino yendo hacia adentro que se avanza en la vida. He ahí el primer cambio de perspectiva. Y eso, déjame decirte, requiere que inicies terapia o algún camino de introspección profunda, guiada por alguien calificado para hacerlo. Un/a buen/a psicólogo/a, terapeuta, mentor/a o maestro/a. Es muy difícil hacerlo solo porque somos muy buenos en autoengañarnos. Tómatelo en serio.

¿Estas dispuesto/a a comenzar a trabajar en ti mismo/a? Esta es solo la primera de 17 leyes, así que no has visto ni la punta del iceberg.

>> Mira aquí la segunda ley ahora para continuar este tema tan importante.

Si tienes dudas puedes contactarme directamente al WhatsApp (+598) 94 815 035, al correo vladimir@kaedusoft.edu.uy o bien, en las redes sociales: Facebook PersonalFacebook de KA EduSoftInstagramTwitterLinkedInYouTube Patreon.

Descárgate nuestros E-Books gratuitos ahora solo con tu e-mail
Please wait...

Cursos GRATUITOS express

La MAESTRÍA a tu alcance

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Al continuar navegando asumimos que aceptas esta política; de lo contrario puedes cerrar este sitio ahora mismo o desactivar las cookies en tu navegador.
Abrir chat
1
¿Quieres ayuda? Te asistiremos con gusto
Hola. Dinos ¿qué estás necesitando? Con todo gusto te asistiremos en lo que necesites.