Blog

Esta Tercera Ley te invita a pensar desde otro lugar, te invita a cambiar el paradigma y comenzar a ver que quizá hay ciertos factores y patrones de comportamiento en tu vida que generan muchos de los resultados que experimentas hoy. Para comprenderla tienes que tener bien en claro cómo funcionan las dos leyes anteriores, ya que hay un vínculo directo entre la Ley de Causa y Efecto, la Ley del Control (primera ley – haz clic para leer ahora) y la Ley del Azar (segunda ley – haz clic para leer ahora).

Generalmente vemos la vida como una sucesión de eventos fortuitos, azarosos, y nos sentimos ante ella como víctimas de las circunstancias. Esto es lo que dicta la primera ley al hacer referencia al Locus de Control: para comenzar a tener dominio de tu vida primero debes tener dominio de ti mismo/a, y ese es un camino complejo. La clave no está en querer modificar o dominar el afuera, sino que está en el camino inverso, dominar y modificar el adentro. Claro, suena a cliché de un monje budista, pero no deja de ser cierto. El principal problema con esto es que la mayoría de nosotros no tiene ni la menor idea de cómo comenzar este camino inverso, esta introspección y visión hacia adentro.

La respuesta no es para nada difícil de encontrar: inicia haciendo TERAPIA. No tiene más ciencia que esa. Ese es el primer paso hacia una revisión real de tu interior. Ahora bien, te preguntarás: “¿Para qué me puede servir mirar mi interior si las cuentas no se pagan con introspección ni los niños se crían solos?

Podríamos listar así un sinfín de problemas cotidianos que definen la complejidad del día a día. Todos estamos siempre ocupados, intentando “ganarnos la vida” o atendiendo responsabilidades, con una sensación de estancamiento o de no avance, porque sabemos que a la larga, de continuar así, no nos espera más que lo mismo día tras día. Esto se une además con una sociedad de hiperconsumo, lo cual es un tema complejo en sí mismo que da para varios artículos, pero que en esencia genera una sensación de constante frustración que intentamos llenar comprando. Pero todo esto no responde a la pregunta planteada antes: ¿cómo un camino inverso soluciona los problemas externos de mi vida?

Pues bien: todo lo que haces, las decisiones que tomas, las reacciones que tienes, las sensaciones, motivaciones, deseos, metas y objetivos, todo, absolutamente todo, es EMOCIONAL. Esto quiere decir que tu forma de actuar en el mundo, así como la mía y la de cualquier ser humano, es AUTOMÁTICA, es INCONSCIENTE. No decidimos de forma racional ni lógica, sino que decidimos y actuamos de forma irracional, no-lógica, emocional y en modo automático, para luego justificar nuestras decisiones y acciones de forma lógica para otorgarles sentido. Así eliges cosas tan importantes como la pareja, la forma de educar a tus hijos, tu carrera, tu trabajo; así como también así defines tus relaciones sociales, familiares y la manera en que tus vínculos son llevados adelante, por tanto la profundidad de tus relaciones y los conflictos que surgen en ellas nacen desde tus raíces interiores.

La Ley de Causa y Efecto dicta que:

“Para todo efecto en la vida hay una causa específica.”

Y resulta que las causas de todo lo que te ocurre y experimentas son internas. Tus conflictos son internos. Tus carencias económicas son internas. Tus dificultades en las relaciones son internas. Tus capacidades y tu desempeño en los diferentes ámbitos son internos. Por tanto, mientras no empieces a trabajar estas causas interiores tan profundas, estarás condenado/a a repetir en ciclos infinitos una y otra vez todo lo que te pasa.

Sanación es, por tanto, el camino a trabajar las causas de todo lo que ocurre, porque así tu toma de decisiones se hará más consciente, tus vínculos interpersonales serán más saludables, tus expectativas sobre otras personas y reclamos que haces no se basarán en tus carencias ni estarás esperando que otros sean, actúen o hagan lo que tú quieras para ser feliz. No depositarás en los hombros de otras personas tu propia dicha, ni buscarás llenar tus falencias con cosas externas. Es así de sencillo y así de complejo a la vez.

Analizar tus patrones de comportamiento es importante, porque todo lo que hoy te enoja de la vida y de otras personas, lo que te duele, lo que te molesta, lo que te indigna, todo lo que te genera emociones “negativas” habla más de ti que de lo que ocurre afuera, ya que como ya expliqué en otros artículos, no hay nada de lo que experimentas que sea externo, todo es interno. Analiza entonces aquello que despierta en ti emociones negativas, y en general, necesitarás un guía, un terapeuta, alguien capacitado en ayudarte a mirar tu propio interior.

Entender todo esto es comenzar a ver que la suerte y el azar no existen, sino que todo es una sucesión de causas que generan efectos en la vida. Hay muchas causas que no estarán bajo tu control jamás, pero sí podrás controlar tu interior y por tanto cómo enfrentas cada acontecimiento y si sacas de éste algo útil o te hundes.

>> Continuar con la Cuarta Ley – Ley de la Creencia.

Si tienes dudas puedes contactarme directamente al WhatsApp (+598) 94 815 035, al correo vladimir@kaedusoft.edu.uy o bien, en las redes sociales: Facebook PersonalFacebook de KA EduSoftInstagramTwitterLinkedInYouTube Patreon.

Descárgate GRATIS nuestros e-books solo con tu e-mail
Please wait...

Cursos GRATUITOS express

La MAESTRÍA a tu alcance

Este sitio usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Al continuar navegando asumimos que aceptas esta política; de lo contrario puedes cerrar este sitio ahora mismo o desactivar las cookies en tu navegador.